Puede que siga haciéndote el amor en sueños. Pero sólo queda para ti en mis labios la amargura de la última ilusión que destruiste.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La reina de la noche