Incomprendido III

Oscura habitación de tugurio.

- No me la muerdas.
- Si yo sé que te gusta.
- No, no me la muerdas.
- Dale, no te quejes, te encanta.
- Te estoy diciendo que no me la muerdas, pelotuda.
- Andate a la mierda, forro.
- OK, al fin me lo vas a dar.
- ¿Qué?
- Ah, ¿no? Ya me parecía raro, así tan de repente.
- No querés que te la chupe y me venís con que te lo de.
- Te dije que no me la muerdas, no que no me la chupes.

(Portazo).

- Qué pelotuda… Y eso que le dije…

(“¡Forro!”, gritó desde la calle).

Incomprensible.

Comentarios

  1. incomprensible... en efecto querido Henry

    ResponderEliminar
  2. y cuando uno trata de mostrarselo... simplemente no lo entiende. por favor...

    ResponderEliminar
  3. Si yo digo que no me la muerdas, no me la muerdas y punto.
    La verdad, uno les da chances, y los/as desubicados/as no las comprenden.
    Cualquier garche puede ser víctima de la estupidez de una de sus partes.

    Cariños, estimado Lord.

    ResponderEliminar
  4. "Cualquier garche puede ser víctima de la estupidez de una de sus partes." Nunca mejor dicho, mi estimado, como siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog