Incomprendido II

Resto-bar, de noche. Mesita para cuatro, dos comensales (uno frente de otro). La chica con los ojos a punto de brillar (por el humo del cigarro del Incomprendido y porque, a pesar de sus peticiones, no están sentados frente a la ventana).

Hace un gesto como para empezar a hablar. El la corta.

- ¿Te puedo pedir un favor? No hables, - dice sin darle lugar a que le conteste – la vas a cagar.
- No jodas. – No sabe si reírse o no, pero igual hace una sonrisita. – Quería que siguiéramos la charla. – “¿La ‘charla’?”, piensa él. “Monólogo, diría yo”.

No sabe muy bien qué hacer, porque no lo comprende.

- De verdad, callate.
- Te quería preguntar sobre tus sueños, tus ilusiones, tus fantasías. ¿No te gusta hablar de eso? Seguro que sí…
- No, si yo sabía que la ibas a cagar…

Se queda en silencio (al fin).

- Ay, cambiá la carita, que me la voy a creer…
- Cambiaría la carita si te callaras. Igual, ya la cagaste. ¿No te dije yo que la ibas a cagar?
- ¿Pero qué querés?
- Que te calles, ¿no te dije?
- No entiendo por qué salís con esto…
- Creo que fui clarito.
- No esperaba esto de vos. – “¿De vos? Como si me conocieras”, piensa él.
- Yo ya me lo veía venir.
- Pensé que la íbamos a pasar bien. ¿Vos no?
- Hablo del café, ya está helado.
- Ni siquiera me escuchás…
- ¿Para qué? ¿No ves que la seguís cagando?
- ¿Pero por qué la estoy cagando? ¿Para qué viniste?
- Porque mi viejo trajo a una turra nueva a casa y no me gusta escucharlos coger. Justo llamaste y me vino al pelo.
- Sos una basura.
- ¿Por qué? Si te contesto lo que me preguntás… Y eso que soy claro.
- Demasiado claro.
- Igual no me entendés.
- ¿Y cómo querés que te entienda, si yo quiero hablar y vos me decís que la cago?
- Justamente, por eso te dije que te calles. Y eso que te lo pedí por favor.

“La próxima me busco una puta”.

El incomprendido se levanta y se va.

(Sollozos).
(Lacerantes miradas de los clientes alrededor hacia él).
(Un par de lágrimas).

Incomprensible.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog