Adónde van las estrellas cuando su luz ya no se ve ni a años de distancia? Por qué se ocultan? Cuándo decidieron partir?


Un rey y una hechicera, dos de los mejores filos del mago, las varas predilectas de su poesía y su más temperamental carácter. Fe y brío, coraje y temeridad, potencia y sapiencia. Profetas de la reina, voces de otra realidad.


Una lluvia de ficciones, una tormenta de claridad. Dos llamaradas blancas que brillan ahora en otro plano, en otro tinte que no podemos seguir admirando.


Hasta que la arena se agote... y la mano del dios deje de voltear el reloj...


En memoria de dos queridos camaradas.

Comentarios

  1. hermoso y lleno de dolor lo que usted ha escrito, estimado señor.

    quisiera preguntar, pero creo que no tengo derecho a inmiscuirme.


    prendo una vela para sus camaradas caidos en sabe dios que guerra.

    saludos y respetos

    Jonessy James

    ResponderEliminar
  2. :'(

    ¿Sinceridad? Por una vez: Lo aprecio, Henry.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, mi querida Erised. Yo también la aprecio.

    Gracias a usted también, mi amigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La reina de la noche

Recuentos del cazador