Vuelve a mi mente el rocío frío de la oscuridad latente.

Late. Late la sombra en el interior ahogada. Quiere la libertad que para mí son cadenas. Desea que sean mías sus lágrimas de añoranza.

Viaja y hace tiempo. Espera sin desesperar mientras yo espero… que no vuelva, que no vuelva nunca. Que no vuelva nunca intento. Pero sé que viene, porque sólo la he apartado. Porque es tan mía como mi grito o mi arte, como mi voz y mi lengua.

El dios de las dádivas me ha prestado tiempo. Camino sobre el agua en llamas. Uso la arena para calmar mi sed. Y nada me ocurre, nada me abate. Soy el que no tiene nombre, sino el nombre de todos. Soy la punta del ovillo, la excepción que confirmará todas las reglas.

Voy sin prisa por la patria de lo desconocido. Solamente mis anillos me recuerdan que soy. Que soy y puedo ser, aún cuando no hallo esa mirada, todavía cuando no encuentro dónde observar mi imagen reflejada.

Si busco un ídolo, no logro encontrarlo. Si deseo un enemigo, no puedo tenerlo. ¿Para qué están hechas estas manos? ¿Qué esconde la genialidad?

Develar lo que no se escribió hasta entonces. Transformar la piedra angular de la vida. Conquistar la cima de los hombres.

La profecía… ¿autocumplida?

El profeta… ¿se anuncia?

Comentarios

  1. Me dejaste pensando. Suspicaz. Si adivinás quién soy, te ganás algo :)

    ResponderEliminar
  2. Mmm... En estos momentos se me viene a la mente sólo una persona... Señorita Erised quizá???

    ResponderEliminar
  3. ¿TAN obvia soy? -__- NO SE VALEEEEEEEE
    Bah, igual... mi falta de imaginación es mi condena xD

    ResponderEliminar
  4. No es que sea obvia, en realidad, me di cuenta por sus gustos... lo de la comedia musical y todo eso... jajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La reina de la noche